martes, 18 de enero de 2011

Magos y Malditos



A los poetas se nos llama de muchas formas, pero a tenor del articulo de Juana Castro sobre la antología de La Bella Varsovia, una parte de los escritores cordobeses somos magos, además de malditos.

No me importa ser un poco mago, la poesía tiene mucho de misterio si se hace bien. Y me gusta la antología de La Bella Varsovia: Si hay algún poeta grande entre nosotros, se sabrá dentro de 100 años, pero los amigos... los amigos están aqui ahora. Creo que esa noción de divertirse haciendo cosas juntos es rara de ver y es la que origina esa magia a la que probablemente se refiera Juana Castro en su articulo.

Os lo dejo aqui, para que veais qué pueden hacer muchos amigos cuando se juntan, se divierten y hacen poesía.




El malditismo y la magia

‘Sais. Diecinueve poetas desde La Bella Varsovia’, una muestra de la joven lírica cordobesa
Juana Castro

El primer distintivo en la poesía de los más jóvenes cordobeses es una saludable diversidad, como afirma Vicente Luis Mora en el prólogo. Con el peligro de simplificación, podrían darse unas cuantas notas: Temáticas múltiples, pero abundando en lo amoroso, lo urbano y lo existencial. Casi todos los poemas transmiten una atmósfera que va de la tristeza al desánimo, la desesperanza o la ferocidad del mal. A pesar de la variedad de registros, hay un sentido rítmico, variando desde un cierto clasicismo hasta la fragmentariedad. Abundancia del verso corto, de arte menor, y escasa presencia del alejandrino o el versículo. A menudo los poemas son también poemas visuales, por la disposición en la página, el uso de mayúsculas, espacios, etc. En cuanto a la sintaxis, desaparecen las oraciones subordinadas y las largas secuencias en favor de las oraciones simples, entrecortadas, que aspiran a tener presencia y significación por sí mismas dentro del poema, rondando el aforismo. Los enlaces son aquí el silencio y el espacio. No se prescinde de la puntuación, pero tampoco lo es completa, de modo que en muchos casos el poema no se resentiría si se eliminara la puntuación, a veces superflua. Lo que más les interesa a los jóvenes es el mundo, en general, y las relaciones interpersonales, oscilando entre lo figurativo–experiencial, como la poesía del también cantautor Antonio R. López, y lo visionario–surrealista cruzado por notas de realismo. Deseo de detener la magia del instante, ese podría ser el correlato o la consigna que desprenden los versos, el regusto que queda en el lector después de haber leído las diferentes voces y propuestas. Por una vez, y como una isla entre las diferentes antologías que se publican, Sais, de entre un total de diecinueve nombres, puede decirse que se compone de mitad chicas mitad chicos, reflejo real del mundo y de la actualidad poética. No hay más que echar una ojeada a los blogs para constatar esa realidad, la de que nombres femeninos y masculinos se dan a la escritura con la misma fruición y parecidos resultados en cuanto a calidad. La Bella Varsovia cumple en este 2010 su sexto año de actividad desde su fundación en 2004, y desde entonces no ha cesado de agitar la vida literaria publicando libros individuales y colectivos, creando y manteniendo el premio Pablo García Baena, organizando ciclos, fiestas y encuentros, y estando presente en otros eventos, como iniciadora o como colaboradora, siempre con las cabezas visibles de Elena Medel y Alejandra Vanessa. Insistieron las coordinadoras el día de su presentación en el pasado septiembre que este libro no pretende ser una antología, porque no abarca un margen de edad ni se trata de una generación, es sencillamente una muestra en la que se recogen poemas, casi todos inéditos, de un amplio grupo de poetas cordobeses o afincados en Córdoba, vinculados por su actividad, publicaciones o colaboración con el proyecto La Bella Varsovia. Aunque, finalmente, no deje de ser una antología o un florilegio, que es como se llamaba antes a este tipo de publicaciones. Poetas jóvenes que van desde los más de 35 años de Jesús Fernández, Leyla Ouf, Marta Merino, Rafael Antúnez, Eduardo Chivite, Francisco J. Serrano de la Vega, Rafael Calmaestra, María Lapachet o Antonio R. López, hasta la treintena de Antonio Martínez Cerezo, Verónica Moreno, Luci Romero, y los que andan por la década de la veintena: Juanma Prieto, Maribel Baena, Ignacio Gago, junto con los más jóvenes que resultan ser Sara Toro, María González, María Sánchez y Ana Castro, la benjamina, con tan sólo 20 años. El ejemplo de fragmentación puede verse en los poemas de Marta Merino (nacida en Oviedo), María Sánchez o Juanma Prieto. El verso más reposado y trabado en Rafael Antúnez, la frescura atrevida y la emoción en Maribel Baena y Rafael Calmaestra, los poemas en prosa en Eduardo Chivite; la narratividad erótica en María Lapachet, la apuesta social y el coraje en Jesús Fernández junto a su Poema de ánimo, única nota suelta, por actitud positiva, de entre todos los poemas del libro. Habrá que seguir con atención la trayectoria de Juanma Prieto, desde el clima urbano occidental hasta otras geografías; de Ignacio Gago, cuyos poemas van desenrollándose hasta culminar en finales logrados; de Antonio Martínez Cerezo, en su ritmo fragmentario musical. Son esperanzadoras las voces de María González, en formas que evocan la poética andalusí tanto como la de Safo; las propuestas de María Sánchez, aplicando sus conocimientos fisiológicos al poema, como hizo en otro tiempo, pero con la Química, María Cegarra; Leyla Ouf, por su libertad de aluvión impresionista, y la poeta Ana Castro por su convergencia–divergencia como disparos de irracionalismo y narratividad. Dos poemas sobre poetas mayores, Encuentro con el famoso poeta de Jesús Fernández y El último poema del tramoyista de Francisco J. Serrano de la Vega ejemplifican la crítica del establishment socio–literario. Personalmente apostaría por Verónica Moreno, cuyo Jabón de sosa va de lo rural a lo universal, ramificándose en múltiples significaciones y el Ropa tendida de Luci Romero, que aúna también lo cotidiano a lo global, en una poesía que enriquece su yuxtaposición con el arte, de lo figurativo a la abstracción. Curiosamente, son los poetas que no estudian Filología quienes encuentran otros vasos comunicantes más enriquecedores y novedosos en una naciente experimentación que quiere ir al malditismo en la temática y a la fragmentación y las elipsis en la sintaxis. Sigamos leyendo y esperándolos. En los versos de Ignacio Gago: “El hombre es escritura, / pero también la tinta superpuesta”.

‘Sais. Diecinueve poetas desde La Bella Varsovia’.
Autores: VV.AA. Edita: La Bella Varsovia.
Córdoba, 2010.
DIARIO CÓRDOBA
Sábado, 18 de diciembre del 2010




Gracias a Juana, por escribirlo, y a La Bella Varsovia, por sais años estupendos.




Comandante de Campo Cohen




Pd.- Muy mal debe estar la cosa en esta generación si, en palabras de Juana Castro, mi Poema de Animo es la "...única nota suelta, por actitud positiva, de entre todos los poemas del libro."
Y mi madre que siempre me decía que mis poemas eran más oscuros que un bolsillo interior...



Poema de animo

Tengo que escribir cien poemas
para encontrar
uno decente.
Tengo que besar mil veces
para encontrar
el milagro.
Y el resto,
bueno,
es como todo el mundo.
Un día al año
los huevos se fríen de forma perfecta,
pagas con el cambio justo,
sonríes
pero antes te has roto,
sangrado, hundido, gritado,
arrastrado y odiado por todas
las miserias diarias.
No intento darte animo
si piensas que no vale la pena
pero todos los días húmedos y duros
no son una derrota
total
sino un paso más
hacia el día perfecto.
Todos los besos helados
son una cuenta atrás
hasta el
definitivo.
Los días de no escribir nada
las noches de vuelta a casa
los insomnios y las lágrimas
son el estiércol
de nuestras rosas.

7 comentarios:

Verónica dijo...

eso es porque no ha leído el "libro del suicidio" y no sé por qué lo dudas, nuestra generación es la generación perdida y esto se observa en que todos y cada uno hemos visto la serie Lost y no hemos muerto en el intento

María Mercromina dijo...

jajaja Jesús somos todos mú Kurtttt jajaja xD me encanta el comentario de Vero
un beso, espero veros pronto

mirifice dijo...

Ains...tantos años cultivando el oscurantismo para esto...

Enhorabuena por la reseña!!
PD: Jesús, plis, el video!!

Anónimo dijo...

Si, si...pero tienes 36....so viejuno....no empieces como la Sarita Montiel a quitarte años.
jejejeje

Drizzle

Comandante de Campo Cohen dijo...

Drizzle... Drizzle... recuerda que según la revista Palabras Diversas, sigo siendo un poeta joven :) Además, si tu sabes que yo llevo los años estupendamente, de forma gallarda y capilarmente responsable.

Fran de Munchausen dijo...

A mí me endosan 5 años más en el artículo y me temo que es por tu culpa, estimado Cohen. Nos vemos en el campo de batalla, entre cevezas, risas y letras.

Fran de Munchausen dijo...

quote: "Pero los amigos... los amigos están aqui ahora."