viernes, 21 de mayo de 2010

Regalame un poema



Cuando uno va a muchos recitales de poesía, como me pasa a mi, y no te gusta mucho lo que ves, terminas planteándote si el problema es tuyo ¿Seré yo, señor? ¿Seré yo?.
Después de una temporada especialmente larga en la que ningún poema que escuchaba me gustaba me planteé si lo que me pasaba era que me gustaba escribir poesía, pero no la poesía en sí. A veces el mundo te hace dudar hasta de ti mismo.

Luego leí una reflexión de Dylan Thomas, de su Manifiesto Poético, en el que decía que él tenía que leer un montón de poemas que no le gustaban hasta que llegaba a uno que sí. Bueno la cita literal de Thomas es:

"Yo sólo leo poesía por placer. Leo sólo los poemas que me gustan. Esto significa, naturalmente, que tengo que leer una cantidad de poemas que no me gustan antes de encontrar los que me gustan pero cuando los encuentro, entonces lo único que puedo decir es "Los encontré" y leerlos por placer."

Eso me hizo darme cuenta que hay que buscar mucho para encontrar algo que valga la pena, y eso vale para todo en la vida: para un poema, para una pelicula o para una persona.

Hoy os dejo uno de esos poemas a los que se refería Dylan Thomas, cuando decía "lo encontré". Es de Sara Toro. Creo que se lo escuché en Córdoba, posiblemente en el Ciclo de Poesía Diversos.
Cuando terminó el recital le pedí a Sara una copia para tenerlo y ella, amablemente, me la hizo llegar poco después. Es un poema digno de compartirse. Así que aqui está. Por poemas como este, va uno a muchos recitales.


No sé si Sara lo modificó luego, os dejo el poema tal como yo lo oí recitar.




ALMENDRAS AMARGAS

Atiende
a esta crueldad
del refranero:


«Todo lo que NO te MATA, te hace más fuerte».


Saborea victorioso
la porción de cianuro
de esa almendra que
te frunció las cejas y achinó los ojos
de tan amarga.



En cambio yo
temo,
que al ser tan fuerte,
broten diamantes en vez de lágrimas
y en mi triste riqueza
no poderte explicar
que el dolor que no me mató
me ha dejado ciega.



Sara Toro.

3 comentarios:

María Mercromina dijo...

Cuando leí este poema me quedé muerta no sé, es genial. Un beso, a ver si nos juntamos pronto de nuevo!

Anónimo dijo...

¡Muchas gracias por la entrada Jesús!¡Espero que sigamos compartiendo muchos recitales! Un besazo Sara Toro

Ana Pérez Cañamares dijo...

Buenísimo.
Gracias.