domingo, 25 de abril de 2010

TERRENO FERTIL

.


Hay un libro de Sergi Puertas cuyo titulo siempre me ha gustado: "Tira mis sueños a la calle y la lluvia los hará crecer".
No es que en Córdoba crezcan versos en las aceras (al menos, no en todas) pero sí es una ciudad donde todo el mundo conoce a un joyero o a un escritor.
Para dejar reflejo de este caldero bullicioso de escritores y poetas, Eduardo Chivite y Antonio Barquero, han realizado una antología editada por El Cangrejo Pistolero que se presentó recientemente en Cosmopoética.
El asunto de las antologías es siempre arduo y difícil. Como ocurre con el principio de Heisenberg, el acto en sí mismo de elaborar una antología ya supone un grado inevitable de subjetividad.
Hace años recuerdo un pequeño incidente en el que un escritor se mostró muy enojado porque no le habían incluido en el panorama cordobés. Lo hizo lo suficientemente público como para que el tema fuera conocido entre los que nos fijamos en la actualidad de este mundillo tan curioso. Tambien recuerdo una escritora que defendía su derecho a estar entre los convocados de una edición de Cosmopoética por delante de otros escritores menos merecedores, según su entendimiento, de esta invitación (la invitaron al año siguiente, así que espero que su indignación se aplacase).
Mi opinión de las antologías se ha ido modificando con el paso de los años. Al principio no me preocupaba en absoluto. Los amigos que escribíamos por aquellos años 90 estabamos totalmente al margen del mundo literario. Nuestro rollo era escribir, y no nos interesaba lo más minimo ni publicar si ser especialmente conocidos. El único testigo que ha quedado de aquellos años fueron los ocho números del (extraordinario en algunos aspectos) fanzine Nacht & Nebel. Me apunto para otro día un post para hablaros del Nacht. Era un fanzine que sólo se distribuía a amigos, imaginad si nuestro deseo de notoriedad era leve.
Yo estuve muchos años (todos los 90) de espaldas al panorama poético de Córdoba. Casi todos mis amigos que escribían eran de fuera, de Barcelona, Pamplona, y Valencia mayoritariamente. Mientras en Córdoba la gente de mi edad celebraba las Noches del Can-Can, yo estaba en mi casa leyendo la Saga de Egil Skallagrimson.
Eso cambió en los años 2000 con la llegada de La Bella Varsovia. Empecé a ir a recitales y conocí a Alejandra y Elena en aquel ciclo: ¿Te gusta la Poesía? en el año 2005, creo. Y como esto es muy pequeño, fui encontrándome recital tras recital a los poetas que, entre cubata y cubata, se convirtieron después en mis amigos (pocos, para la cantidad de escritores que hay, pero no soy de amigos fáciles).
Decía que mi opinión de las antologías se ha ido modificando con el tiempo. Al principio no me importaban en absoluto. Ahora sí me importan un poco. Me explicaré: Si no estás, es como una foto en la que salen tus tíos, tus padres, tus primos y tú no. Y cuando alguien saque las fotos de la boda de la prima, no se recordará que tú también estabas alli.
Una antología es mucho más complicada que una foto, con el agravante de que en el encuadre seguramente no cabe toda la gente.
Espero hacerme con un ejemplar de Terreno Fertil pronto. Creo que la elección de poetas es buena, atendiendo a la repercusión y actividad de los escritores antologados, con independencia de que a uno le guste o no su obra.
Reunir a todos los que emborronan cuartillas en Córdoba hubiera requerido varios volumenes gordos en papel biblia, pero es de agradecer a Chivite y a Barquero que hayan mencionado en el prologo nombres que no cabían en la edición pero que sí estaban allí.
Bueno, es como salir en la foto, en una esquina, detrás de la tía Pili, pero lo importante es estar ahí, con la familia (con la prima a la que quieres tanto también y con el cuñao que te parece insufrible). Creo que nosotros estamos por ahí en algún sitio, detrás de la Tía Pili.
Esperemos que si alguna vez se edita un segundo volumen, nuestro Gentleman merezca su trocito de laurel. Ahora ya no estamos en casa leyendo a Egil Skallagrimson.

Fue después del recital de Cosmopoética en la Espiga, que María Gonzalez (emergente, ella) nos dijo que a algunos los habían mencionado en el prologo. Yo no he leido el prologo aún, pero como la noche estaba festiva y dicharachera, nos hicimos una foto los (posibles) poetas prologados:



"Veronica Moreno - María Sanchez - Andrés Malpaso - Juanma Prieto"

Aqui os dejo la reseña del libro, directamente del blog de la Editorial Cangrejo Pistolero.

TERRENO FÉRTIL. UN ÁMBITO POÉTICO [Córdoba 1994-2009]

Poetas del Mundo en Córdoba. Presentación de ediciones. Cosmopoética 2010.

Presentación de la antología poética de Eduardo Chivite y Antonio Barquero [Cangrejo Pistolero Ediciones].

"La antología poética Terreno Fértil compete a una generación de autores nacidos entre los años 1970 y 1980, comprendida en tres promociones [los nacidos hacia 1970, 1975 y 1980] y algunas “nuevas voces” que pueden tempranamente distinguirse entre la actual confusión de nombres. Son promociones que conforman lo que erróneamente se ha dado en llamar la “joven poesía cordobesa”. Es una movida cultural iniciada hacia 1994 que aún hoy sigue dando sus frutos, y que se distingue con el honor de tener entre sus poetas a algunos de los nombres más habituales del actual panorama poético nacional.

Los poetas seleccionados de entre la primera promoción son: Eduardo García, Antonio Luis Ginés, Manuel Lara Cantizani, Vicente Luis Mora, Javier Fernández Sánchez, Pablo García Casado, José Luis Rey Cano, Joaquín Pérez Azaustre; de la segunda: Daniel García Florindo, Raúl Alonso, Rafael Antúnez Arce, Rafael Espejo, Carlos Pardo, Juan Carlos Reche Cala, Eduardo Chivite Tortosa, Juan Antonio Bernier Blanco, Francisco Onieva Ramírez, Jorge Díaz Martínez; tercera promoción: José Daniel García, Nacho Montoto, Antonio Agredano, Alejandra Vanessa, Elena Medel, Ignacio Gago; y entre las voces emergentes: Leyla Ouf, Ángela Jiménez, Sara Toro y María González.

La cuidada edición de Cangrejo Pistolero Ediciones está ilustrada por Pilar Roca, también nacida en Córdoba. Se editarán 1.000 ejemplares con distribución nacional."






En fin, ya que estamos de revival, os dejo un poema que apareció en la primera plaquette (yo no sabía ni lo que era una plaquette por entonces, yo siempre les había dicho cuadernillos) con la Bella Varsovia: "El Valiente Librillo de Versos de Andres Malpaso."
Hay poemas fundacionales en ese cuaderno, poemas como "Cosas que saber de la vida" y otros, pero en la intimidad siempre me han gustado más los poemas pequeños y dulces, como este que os dejo.

Dedicado a todos los amigos de estos años.


Comandante de Campo Cohen



PENSANDO EN TÍ

Pensé en ti
mientras nadie miraba.
Y también:
Me comí un caramelo
espié a alguien detrás de la puerta
hice muecas al espejo
bailé con ligera vergüenza
y volví a pensar en ti
esperando que nadie
me hubiese visto.

6 comentarios:

Maria dijo...

Estáis los cuatro, y muchos más de la familia. Marta Merino, Calmaestra, Ana Castro... El trabajo ha sido arduo, doy fe que me ha llegado en forma de cansancio por parte de Chivi, además, el prólogo está muy, pero que muy, concentrado. (Muchísimo)

Y yo, por la parte que me toca en forma de Prima Pili (espero no ser yo la poeta quejumbrosa a la que te refieres con lo de cosmopoética), pues me siento muy agradecida y muy contenta, que es un libro precioso y con una ilustraciones y edición maravillosas. ea.
Emergente yo.

Comandante de Campo Cohen dijo...

No, cariño, tú eres una de las primas a las que queremos mucho.

Verónica dijo...

lo malo de incluirte en un prólogo es que ya nunca más podremos ser poetas resentidos y malditos, con lo que eso nos gusta, jum.

por cierto, a pesar del filtro photoshop no sé si alguna vez te perdonaré por poner esta foto en público...siempre podré decir que no era yo, que era la prima pili.

María Mercromina dijo...

alaaaaaa :D
jajaja la foto que arte

Maria dijo...

No, la prima Pili no era...

Manuel Guerrero Cabrera dijo...

Gracias por enviarme la nota. Me alegro por ello.

Saludos.