viernes, 4 de septiembre de 2009

Aún podemos bailar!



A mediados de los ochenta, el poeta Patrice L. Gant venía padeciendo una incipiente artritis, que en ocasiones le hacía doloroso escribir debido a la inmovilidad de la mano.
Cuando en la primavera de 1985 la revista "Vacuum Nefandum" le pidió que escribiera un poema para ellos, Gant rompió seis años de silencio público y les envió una hoja garrapateada con una casi ilegible caligrafía en la que estaba escrito este poema.




Disfrutadlo, éste va de gratis ;) y el que tenga un ejemplar de "Vacuum Nefandum" que tire la primera piedra.

(Vuestros amigos de la Brigada Pomorska, encontrando lo inencontrable.)




Still we can dance

Somos
viejos
gordos
feos
pero aún
podemos bailar
y besar la noche.
Aún, aún arañamos
Aún aullamos
aún las resacas
son mitológicas.
Sin brillo
glamour
estilo
o gloria
quedan los restos
del triunfo.
Y aún, aún podemos
mentir, guiñar,
decir “te quiero”.
Aún quedan metros de caída,
la esperanza es que mañana
todo será peor.
Pero aún, aún podemos bailar
y beber con los amigos.
Aún podemos darle la vuelta
y caer de pie.
El milagro es no morir constantemente.
Corro menos, conozco más atajos,
y sé cuando estoy bebiendo
matarratas.
Tal vez eso marca la diferencia
en las fronteras del alma.
Aún, aún…
seguimos aquí,
jodiendo, bebiendo, escribiendo,
aún podemos bailar,
sin gracia,
sin ritmo,
oyendo sólo una dulce música interior.
Aún podemos bailar.

Que me jodan si no.


Patrice L. Gant.
Paris. 1985.

6 comentarios:

Casinoyfurcias dijo...

Maravilloso poema, Comandante, maravilloso. Sé que no se deben poner comentarios para no decir nada interesante, pero es que no se me ocurre nada más que decir.

mirifice dijo...

Que buen poema!!
A seguir,incluso pasando por encima de la dignidad!!!Si señor!!!
Un beso!
Eva

LustySuccubus dijo...

Me ha gustado mucho este poema aunque supongo que su "background" algo sensacionalista del inicio de la entrada manipula al lector para que emocione...
Un saludo desde El Tintero

Comandante de Campo Cohen dijo...

Interesante observación sobre el "background" de un poema. En este punto ¿puede considerarse este background como algo ajeno al poema o deben ser considerados como un todo más amplio que va a más allá de lo estrictamente poético? ¿Me están leyendo un poema o me están contando una historia?
Desde el punto de vista de la ficcion, ¿no es manipulación del lector toda la Literatura?
Y por cierto ¿Es sensacionalista un viejo con artitris? :)

Un viejo que tiene artritis no es noticia, una artritis que tiene un viejo, sí. :))))

Drizzle Eversmile dijo...

Y siguiendo el hilo de la respuesta...¿sería sensacionalista una artritis viejuna? ¿o tal vez más impactante una artritis juvenil y lozana?
¿Qué tal una artritis alegre y pizpireta?
....
No me hagas caso, debe ser el síndrome postvacacional.

"Bordillo!!!!"

Drizzle Eversmile dijo...

A todo esto...tu bailas más bien poco, doy fe de ello ya que probablemente sea una de las personas que más te ha visto bailar....

Esas clases de baile de salón...
Esas sevillanas que nunca llegarón a aprenderse....
Pero recuerdo un pasodoble muy apañado en la boda de Mac.