sábado, 29 de noviembre de 2008

La Canción de Drizzle


Es cierto que hemos tardado en dar señales de vida pero en esta ocasion se debe a que nos hemos tenido que documentar para escribir esta entrada. Al hilo de la saga de Grandes Mujeres que nos ocupa, se nos ocurrió que tal vez sería interesante conocer otras mujeres que habitan en cuentos y leyendas, mujeres de magia y sabiduria, mujeres pérfidas y malvadas, mujeres generosas y llenas de bondad.
Una de estas mujeres, de la que se sabe bastante poco es Drizzle Eversmile. Tan poco se sabe sobre ella que hemos tenido que recurrir a las viejas glorias del Nacht&Nebel Magazine para obtener algo de información, y aún así, ha sido dificil.
Ni Agnes Mooreffoc ni Aimir MacMahon, pudieron decirnos mucho, y sólamente a Nicholas TinyIce se le ocurrió la idea de preguntarle a Harald DrizzleDog, el jefe de los Gnomos Rojos (Junto al Valle, Bajo la Colina) por si él tuviera alguna relación.
Localizamos a Harald, que es un gnomo viejo y agradable, y nos dijo que desafortunadamente, aún llamándose su familia DrizzleDog, que él supiera, no tenía relación con Drizzle Eversmile. Sin embargo recordó que cuando él era un joven gnomo, con el animo inquieto y la boca llena de frambuesa, su abuela la Sra. Moira DrizzleDog solía decirle cuando lo veía especialmente contento: ¿Vienes de ver a Drizzle?. Porque según le contaba su abuela, Drizzle Eversmile, era un hada pizpireta y juguetona, cuyo don consiste en aliviar los corazones pesados, de suerte que quien se topa con ella, se siente de pronto ligero y alegre, como si le hubiesen librado de una pesada carga. Y recordaba Harald que su abuela le cantaba una canción sobre Drizzle Eversmile pero no tanto como para decirnos la letra y sólo vagamente pudo tararearnos la musica. Sin embargo, recordó que la biblioteca de Pertinax, el mago de torre, era lo bastante extensa como para encontrar algún libro al respecto. Nos dijo que Pertinax no recibe visitas, salvo que se le lleve un puñado de carbón, pues pertenece a una antigua hermandad, y por este gesto se reconocen.
Alli tuvimos más suerte, y en la biblioteca de Pertinax, que vive frente a un extenso prado de margaritas, encontramos un libro llamado: "Seres mágicos de este y otros mundos, según fue entendido por la Madre Abadesa Hildegarda de Bingen" (¡ya conocíamos a Hildegarda de Bingen!)
Según el libro, Drizzle Eversmile, es un espiritu menor de la naturaleza, como lo son Jack Frost o Jack-in-the-Green. Se la relaciona con la frescura y el verdor de la naturaleza. En algunos lugares se la conoce como Rocío Siempresonrisa, y se la asocia con el rocío matutino, que reparte antes del alba por toda la tierra con una cucharilla hecha del diente de plata de un gigante. Rocío Siempresonrisa es el espiritu del agua en su forma benevola de llovizna suave, que reverdece el campo por la mañana, y hace brillar las hojas cuando caen sobre ellas esas pequeñas gotas que cosquillean el rostro, y se lleva el polvo y las fatigas del día precedente para que el nuevo día comience lleno de esperanzas y energía.
Más allá de esto, Pertinax nos contó que Rocío Siempresonrisa es conocida por su naturaleza alegre y animosa, y que basta encontrarse en su proximidad para que uno comience a silbar y a caminar con paso alegre. De modo que se dice que quien viene cantando y de especial buen humor viene de encontrarse con ella. Es la responsable de las súbitas alegrías que inundan a alguien sin motivo aparente, cuando uno se encuentra repentinamente feliz de estar vivo. Entonces se dice que Drizzle derrama con su cuchara un fresco rocío sobre el corazón cansado y, como a los jovenes brotes, lo reverdece y le trae nuevos bríos.
Buscando por "Rocio Siempresonrisa", encontramos en un libro de canciones una llamada "La Canción de Rocío Siempresonrisa". El libro es una recopilación de canciones populares, reunidas por Alfreso Mozzoli, para la colección "Libros de Babalouk" (Buenos Aires. 1932) de la editorial Impresiones Argentinas. ¿Como llegó aquel libro allí? Ni idea. ¿Sería ésta la canción que le cantaba la Sra. Moira Drizzledog al joven Harald? Es posible. Aqui os la copiamos en cualquier caso.

Bueno, esto es lo que hemos descubierto, si alguien sabe alguna cosa más al respecto, que nos la diga, por favor.
Nos despedimos por hoy con una canción ¿qué mejor manera de despedirse?

La Cancion de Rocío Siempresonrisa
Versión de Alfreso Mozzoli

Si yendo por el bosque
escuchas una risa
que viene y va entre los juncos
y va y viene con la brisa,

detente un instante, rapaz,
y busca una hermosa dama
sobre un tocón de madera,
o sobre una gruesa rama.

Si yendo junto a un arroyo
ves una mano argentina
es Rocío Siempresonrisa
entre aguas cristalinas.

Y si yendo por un prado
te sorprende la Tristeza
y es gris la senda delante
y es gris al volver la cabeza,

aguza el oido, y acaso,
si es día de buena fortuna
escuches un alegre canto
que no guarda espina ninguna.

Es Rocio Siempresonrisa
que tu suspiro ha escuchado
y jovial te sopla al oido
y alegre baila a tu lado.

Y si yendo por senderos
notas el corazón pesado
pero una delgada lluvia
te moja el rostro apenado

no pienses que es el azar
aunque esté el cielo nublado:
es Rocio Siempresonrisa
que por tu lado ha pasado.

Y con su delgada lluvia,
- lluvia de buen verano -
las lágrimas desvanece
y te coge de la mano.

Si un día gris y triste
Se vuelve de pronto dorado
es Rocío Siempresonrisa
que tus penas se ha llevado.

4 comentarios:

Abdul Alhazred dijo...

Te invito a que investigues sobre mis dos grandes mujeres en el mundo de la poesía, y nos ilustres con tu 'sabidurida' ;). Elizabeth Bishop y Marianne Moore. Y te dejo con un poemilla de cada una de ellas, in English:

The Man-Moth, de Bishop:

http://www.cs.rice.edu/~ssiyer/minstrels/poems/1395.html

O to be a dragon, de Moore:

http://www.poetrybranchingout.org/pair.php?id=33

mirifice dijo...

Que bonito!!
Un beso!
Eva

Drizzle Eversmile dijo...

Cuenta la leyenda que Drizzle Eversmile era un espíritu sin forma en el limbo de las historias por contar.
No era más que un susurro, una pequeña luz que titilaba a la espera de un soplo de vida que la encendiera para poder alumbrar.
Cuentan los duendes más viejos que un día brumoso paseaba el rey de los gatos por el bosque en busca de ratones que comer.
Al acecho con sigilo a punto estaba de dar caza a un pequeño roedor cuando escuchó una voz que desde lo alto lo llamaba.
Repámpanos!! quien osa distraer a Tevildo cuando a punto estaba de cazar a su cena????
Y allí había un hada, que con los brazos en jarras lo miraba con reproche.
No te da vergüenza??? Intentar cazar a este pobre ratoncito? Tan peludo y tan chiquito, con esos ojitos asustados y esos bigotillo tiesos de miedo??
Tevildo no daba crédito a lo que escuchaba.....¿quereis saber cómo acaba la historia? creo que es un buen comienzo para mi recien estrenado Blog....

Lluís pm dijo...

querido comandante:

esta vez si es verdad que desaparecí. Por Granada desde hjace meses, entre el paro y la pared... esto se alarga demasiado, empiezo a temer por mi salud mental... espero que te llegaran los ejemplares, y pronto tener algo de dinero para moverme para varias presentaciones, entretanto,

abrazo grande, y gratitud.

Ll.